Hay un concepto en la enfermería que se llama "triage" (protocolos de intervención). Esto tiene que ver con las decisiones difíciles que deben tomarse en situaciones críticas, donde no se pueden satisfacer todas las necesidades, y donde incluso aquellas que se satisfacen pueden hacerse solamente a un nivel mínimo.

En nuestra sociedad estamos acostumbrados a escuchar el argumento de que cada vida humana no tiene precio, y que vale todo el dinero del mundo solo para salvar una vida. Pero en realidad, si se gastara todo el dinero del mundo para salvar una vida, no quedaría nada para salvar el resto. Por lo tanto, cuando hay otros en la sala de espera, debe haber un límite en cuanto al tiempo y el esfuerzo que debe dedicarse a una sola persona.

En situaciones críticas, las enfermeras deben tomar decisiones difíciles. A menudo deben alejarse de un paciente desesperado, o uno que está en agonía, para poder ayudar a alguien que solo puede ser salvado con intervención inmediata. Es posible que sea necesario realizar procedimientos dolorosos sin anestesia o sin poder tomar el tiempo para explicar lo que está sucediendo, debido a la urgencia de la situación.

En otros ambientes de alta demanda, a menudo se tiene que dar menos tiempo que lo necesario a cada individuo. En situaciones como clínicas de salud, hay momentos en que simplemente tomarse un día libre puede significar la muerte para alguien. Sin embargo, si uno no toma el tiempo para descansar, no va a ser de utilidad para nadie.

Tales decisiones de vida o muerte son una práctica común en los campos de batalla, donde un general sabe que cualquiera sea la elección que tome, alguien morirá. Vemos un paralelo entre esto y la guerra espiritual en la que estamos.

Nos inquieta que las personas que se preocupan porque somos demasiado duros con nuestras críticas a las iglesias no parecen comprender realmente la seriedad de nuestro mensaje.

Estamos hablando del destino eterno de la gente. En todas partes vemos iglesianos que enseñan que no tienes que obedecer a Jesús para ser cristiano. Utilizan todos los argumentos que se les ocurren para hacerlo. La iglesia que ha tomado el nombre de Jesús en vano durante tanto tiempo está literalmente asesinando las almas de millones de personas a través de tales mentiras.

Definitivamente se necesita acción urgente.

Sin embargo, nuestros críticos argumentan que simplemente afirmar los hechos como hicimos en el párrafo anterior equivale a ser "demasiado severo". El hecho de que incluso puedan considerar utilizar un argumento de ese tipo en primer lugar indica que necesitan ser despertados a lo que realmente está sucediendo.

Algunos dicen: "Oh, sí, vemos problemas en la iglesia, pero cálmate, confórmate, siéntate y escúchales, sonríe, sé dulce, y eso resolverá el problema". ¡De ninguna manera! ¿Podrías imaginar lo que Jeremías, Elías o Juan el Bautista le habrían dicho a ese tipo de sugerencias en su día?

La gente lee los comentarios en nuestra página o canal y dice que somos demasiado impacientes con nuestros críticos. Sin embargo, hemos pasado días o semanas tratando con muchas de estas personas. Algunos de nosotros hemos viajado por el país o alrededor del mundo para visitarlos personalmente. Hemos tratado pacientemente que respondan en obediencia a Jesús. Todas nuestras vidas se han dado literalmente para tratar de guiarlos a Jesús; y luego algunos sabelotodos, sentados en una oficina cómoda, alejados de la realidad de la guerra, escriben para decirnos que solo necesitamos ser más amables y que todo estará bien con el mundo.

Estamos dispuestos a pasar todo el tiempo necesario con personas que muestran aun la más pequeña señal de verdadera sinceridad - pero simplemente no tenemos el tiempo, ni el interés, para pasarlo con personas que están más interesadas en debatir teología, en 'colar mosquitos' y en justificarse en no hacer lo necesario para poner en práctica las enseñanzas de Jesús.

El mundo se dirige al infierno, y la iglesia está liderando el camino. Dice "Señor, Señor", pero se niega a hacer (o incluso enseñar) lo que Jesús enseñó. Seguiremos advirtiendo a las personas que a menos que se vuelvan a Cristo en sumisión total a Él como Señor, entonces todas sus esperanzas de salvación son un fraude.  Palabras duras, sí, pero ciertas.


Otros Artículos de Interés


Para participar en los comentarios, necesitas conectarte a tu cuenta en:
https://www.comovivirporfe.com/login777