"O hagan bueno el árbol y bueno su fruto, o hagan malo el árbol y malo su fruto; porque el árbol es conocido por su fruto".  (Mateo 12:33)

El bien o el mal, no hay ningún intermedio.

Apocalipsis 3:16 expresa un pensamiento similar: "Así, porque eres tibio, y no frío ni caliente, estoy por vomitarte de mi boca". Lo que Dios quiere que hagamos es decidir quiénes somos.  ¿Estamos ardiendo por Dios, caminando en la luz de la verdad o estamos escondiéndonos en la fría noche de la oscuridad? Todo nuestro doble ánimo de no estar seguros de quiénes somos (Santiago 1:8) sólo sirve para obstaculizar la obra de Dios a través de nosotros.

En Mateo 12:32 Jesús dice que toda clase de mal se nos puede perdonar, salvo la blasfemia contra el Espíritu Santo. Luego continúa diciendo el versículo anterior sobre el árbol y su fruto. ¿Cuál es la conexión?

Creo que Jesús estaba tratando lograr que la gente vea a través de la condenación del diablo, lo cual nos impide convertirnos en lo que Dios quiere que seamos.  En pocas palabras, todos tenemos la opción de elegir qué 'árbol' seremos y qué fruto se mostrará en nuestras vidas. El diablo puede condenarnos, diciéndonos cuán terribles somos, que siempre cometeremos errores, que no podemos cambiar, etc. Pero la verdad es que SÍ podemos cambiar, si aceptamos el amor y el perdón que proviene del fruto del Espíritu de Dios. Mientras continuemos escuchando las mentiras del diablo, seguiremos bloqueando a Dios mismo de poder ayudarnos, y el fruto de tal acción sólo puede ser negativo. SÍ podemos cambiar... en cualquier momento. Sólo se necesita la voluntad de admitir nuestros pecados, orar sinceramente por perdón y por la fuerza para cambiar; y entonces simplemente empezar a tratar de cambiar.

Es casi como si el Espíritu Santo estuviera parado en nuestra puerta golpeando, pero nosotros estamos adentro diciendo: "Me gustaría abrirte la puerta, pero soy terrible. La quiero abrir pero temo que me voy a equivocar. No sé si puedo cambiar". ¿Cuánto tiempo Dios seguirá  golpeando nuestra puerta, si esta es la recepción derrotista que recibe?

No es claro dónde Dios traza la línea con respecto a la blasfémia contra el Espíritu Santo, pero si uno muere con esta actitud hacia Dios - una actitud de no escuchar el Espíritu de Dios convenciendo y alentando el cambio en el corazón, una actitud de no aceptar su profundo y eterno amor y perdón - entonces, ¿quizá ahí es donde se traza la línea? Claro, cuanto más tiempo pasamos sin aceptar la corrección de Dios y su ayuda para cambiar, estamos dejándonos ser tentados, cada vez más, por las mentiras y engaños del diablo, lo cual, a su vez, hace que sea más difícil abrir la puerta al Espíritu Santo.

¿Tienes estos pensamientos negativos, donde cuestionas tu capacidad para cambiar? Jesús dice que tienes que elegir: o aceptar la corrección y la guía del Espíritu Santo de Dios y tratar de cambiar, o rechazarlo. Hacer que el árbol sea bueno y su fruto bueno, o hacer que el árbol sea malo y su fruto malo. Pero no caigas en la mentira de que llamarte a ti mismo un pecador sin valor es lo suficientemente bueno en sí mismo; hay que reconocer que proclamar que no puedes cambiar es rechazar el poder transformadora del Espíritu de Dios.

Hay un árbol ahí afuera en el que debes subir. Encontrarás la gracia de Dios en ese árbol, y encontrarás también los frutos de su espíritu apareciendo en tu vida, mientras cedes a Él en obediencia. Cuanto más tiempo permanezcas en tu indecisión derrotista, más probable será que te sorprendas cuando Él decida que ya es suficiente y te vomite de su boca.


Otros Artículos de Interés


Para participar en los comentarios, necesitas conectarte a tu cuenta en:
https://www.comovivirporfe.com/login777